¡Quiero empezar, quiero un PIAS!

¡Quiero empezar, quiero un PIAS!

En mi anterior post te hablé de una de las fórmulas más “conocidas” de ahorro complementario a la futura prestación pública: los planes de pensiones.La única finalidad era despertar en ti la necesidad de que comprobaras como estás planificando la previsión de tu jubilación, y que puedas escoger como hacerlo.

La semana pasada. a una de mis clientas (de unos 40 años, al frente de una tienda donde vende sus diseños, y por tanto autónoma), le pregunté cómo estaba ahorrando para complementar su futura pensión pública. La respuesta fue la misma que el 80% de los autónomos: llevaba 20 años cotizando en la banda baja, es decir pagando cada mes 267,03€, y estaba convencida de que cobraría una pensión pública de miseria.

Lo más triste es que no se plantea aumentar el pago de esta cuota por varios motivos: no confía en que, llegado el momento, su pensión sea equitativa a lo que ha contribuido, no puede permitirse pagar 1.000 € al mes para optar a la pensión máxima, y no ha contemplado iniciar un ahorro privado paralelo porque no le gustan los planes de pensiones que sólo dan perdidas, y «luego toca pagar una pasta cuando lo sacas», me respondió.

La verdad es que tiene razón, yo misma soy autónoma y cotizo pagando los 267,03€ y la diferencia, hace años, la destino a un PIAS invertido en una selección de fondos internacionales.

La banca comercial ha trabajado poco con los PIAS (Planes Individuales de Ahorro Sistemático), les ha interesado menos que los planes de pensiones, y son verdaderos desconocidos para los contribuyentes.

¿A quién le interesa si tu IRPF te sale a pagar o bien a devolver? ¿Quién te pregunta cuál es tu tipo impositivo?

Saber cuál es el vehículo más adecuado para iniciar tu ahorro es sencillo siempre que tengas en cuenta una serie de cuestiones personales y profesionales, y vayas comprobando periódicamente si esas cuestiones se mantienen o cambian.

En el caso de mi clienta, su IRPF le sale a devolver cada ejercicio y su tipo marginal es bajo, la presumible pensión pública que cobrará será también baja. En estos momentos tiene capacidad de ahorro, pero al ser autónoma no puede prever como le irá en el futuro, y no es aconsejable que su capital no sea accesible en los próximos años, y menos que el poco ahorro fiscal de hoy se convierta en una losa en el reembolso. En su caso en concreto lo más adecuado, después del estudio y planificación, es iniciar su ahorro para complementar su futura pensión pública a través de un PIAS.

Cuando esta semana he vuelto a visitarla con la propuesta y le he explicado que es un PIAS y como funciona, sus ojos se han abierto como platos y con una sonrisa ha exclamado: ¡¡¡Quiero empezar, quiero un PIAS!!!!

Y tú, ¿Quieres empezar? ¿Quieres un PIAS?

En mi próximo post te explico en pocas palabras que es un PIAS, y tú decides.

Si conoces a alguien a quien le pueda interesar esta información te invito a que la compartas.



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close