Mujeres y economía personal

Mujeres y economía personal

¿Qué nos ocurre realmente a las mujeres con el dinero en general? Es decir, ¿cómo amamos el dinero, cómo gestionamos lo que vale nuestro trabajo, cómo cuidamos de nuestra economía y nuestra libertad e independencia financiera?

El control y la gestión de nuestro dinero nos da libertad e independencia para todo.

Cuando pienso en la mayoría de mujeres con las que me he entrevistado, compartido y charlado, cuando leo informes de cualquier parte del mundo observo que las mujeres tenemos un comportamiento común en nuestra relación con el dinero:

  • Poca educación financiera en términos de relación con tus cuentas personales ingresos-gastos y relación con tus objetivos de vida y cómo darles cobertura financiera.
  • No conciencia de la relación que se tiene con el dinero.
  • Necesidad de despertar el cuidado de la economía personal y de tu dinero.

El que las mujeres tengamos en general esta “mala” relación con nuestra economía, nuestros ingresos o el dinero es relativamente normal si pensamos que hasta mediados de los 70 la mujer en España necesitaba “licencia marital” o permiso paterno para abrir cuentas corrientes, solicitar préstamos, firmar su contrato laboral por ejemplo.

“Nuestra educación y memoria atávica nos han hecho creer que el dinero y las finanzas personales no nos corresponde llevarlas a nosotras”

¿Conoces exactamente en qué tienes invertido cada euro de sus finanzas personales? ¿Tienes cuentas corrientes, depósitos a plazo fijo o inversiones sin riesgo? ¿Tienes una estrategia clara y definida de inversión a 1, 3, 5 y 10 años y una rentabilidad pre fijada en tu consciente? ¿Cuánto estas ahorrando cada mes para tu jubilación?

Si la respuesta a estas preguntas es que no conoces exactamente qué inversiones tienes o no tienes una planificación, pregúntate por qué no lo sabes o no la tienes.

En todos estos casos nos falta la base que es la educación financiera, educación como transmisión de conocimientos a una persona para que esta adquiera una determinada formación, en este caso en el ámbito de finanzas personales.

Educación financiera no es alfabetización, es decir, no es importante que sepas qué significa prima de riesgo, volatilidad, ratio de Sharpe, bono, TIR… lo verdaderamente importante es despertar la conciencia de que decidas qué planificación económica quieres para cada momento vital, que decidas qué libertad financiera o dineraria necesitas para afrontar tus retos y los de tu familia: estudios, emprender, vivir independientemente, disfrutar de vuestras pasiones, tener hijos, terminar una relación voluntariamente o no, invalidez para el trabajo, jubilación…

El impacto de no gestionar nuestros ingresos no se queda en que hoy ganemos menos sino que nos afecta hasta el final de nuestros días.

Piensa siempre en el futuro, empieza lo antes posible e incluir dentro del presupuesto familiar el ahorro como una partida más.

Planifica marcando los objetivos y retos vitales y dándoles un valor económico, sólo así podrás gestionar tu patrimonio.

Busca un asesor financiero, lo mismo que se acude a un abogado cuando se tiene un problema legal.

Pasa a la acción definiendo el horizonte de tiempo para cada objetivo, teniendo muy presente el largo plazo. Diversificando, y para ello se puede utilizar una gran variedad de activos, mercados y zonas geográficas que hagan que “no pongamos todos los huevos en la misma cesta”, la diversificación rebaja el riesgo.

Mantén una liquidez para emergencias o para futuras inversiones. Ser disciplinado, revisar y ajustar dinámicamente la cartera y reducir los activos de riesgo a medida que va pasando el tiempo hace que nuestro resultado mejore.

Aporta periódicamente a nuevas inversiones para mantener el plan de inversión a lo largo del tiempo. Además es una muy buena forma de aprovechar todos los momentos de los mercados y reducir la exposición a riesgos.

Valora correctamente los resultados: los rendimientos a largo plazo son los mejores y no puedes compararlos con los de corto plazo, no olvides considerar el impacto de la inflación y el aspecto fiscal.

Selecciona los productos adecuados, los fondos de inversión ofrecen grandes ventajas pero es necesario diversificar y centrarse en inversiones que entiendas.

Despertar y tomar las riendas de nuestra economía personal es tener libertad y es nuestra responsabilidad



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close