Abierto por vacaciones

Abierto por vacaciones

Llevo días recibiendo mensajes de quienes se despiden unas semanas por vacaciones, me envían buenos consejos para estos días y me desean una feliz desconexión, y les entiendo porque durante años yo también esperaba este mes de agosto para descansar y no pensar en nada.

Lo cierto es que nada se para en agosto, puede ser que parezca que se ralentiza, pero no se para. El corazón de la economía sigue latiendo y en algún momento puede darnos un “sustillo” como ocurrió en el mal llamado “lunes negro del año pasado.

Dicen que las palabras se las lleva el viento y lo escrito ahí queda. Yo no tengo una bola de cristal y tampoco la quiero, sólo sé que gestiono la incertidumbre de no saber qué puede ocurrir mañana con la cabeza fría y desde la razón, y me permito volver la vista atrás para comprobar si todo lo que escribí ha ocurrido o estaba equivocada. La verdad es que los que invirtieron en esos días de agosto hoy tienen buenos rendimientos de sus carteras y, los que no vendieron, hoy están recuperado sus inversiones al momento anterior a las bajadas del mercado.

En todos los meses posteriores han continuado dándose semanas bajistas y semanas alcistas, en definitiva 12 meses de mucha volatilidad, y en los que si se ha entrado en las inversiones poco a poco, mes a mes, el resultado es muy positivo para el inversor. La pregunta es ¿todos los clientes han estado asesorados de la misma manera? ¿Se les ha aconsejado permanecer e invertir poco a poco? Ciertamente he visto de todo pero, en la mayoría de los casos, todas las inversiones en fondos se han hecho al momento y de una sola vez, sin plantearse siquiera si ese sería el mejor momento del mercado, gestionando lo que no saben y sin red de seguridad.

Cuando todo va bien, nadie pide muchas explicaciones y es normal. Como me respondió una extraordinaria periodista: “Gemma, no es que tengamos la necesidad de publicar noticias negativas, es que lo que es noticia es aquello que sale de lo cotidiano y habitual”.

Si en mitad de agosto caen las bolsas un lunes, o el referéndum del BREXIT arroja su resultado un viernes festivo con caídas del 12% del IBEX35, lo que más desea un inversor es que su asesor financiero y persona de confianza esté “abierto por vacaciones”. Simplemente por sentirse acompañado, y por saber de primera mano que está ocurriendo y qué decisión tomar. Es la diferencia de gestionar con un asesor financiero personal al que le apasiona ayudar y cuidar a sus clientes, es el plus que me diferencia de otros profesionales de mi sector. Yo también estoy de vacaciones pero con el “cartel de abierto”, abierto por si al corazón de los mercados se le ocurre darnos un “sustillo”, o por si un cliente realmente me necesita.

Y es que agosto es para mí igual que octubre o mayo, sólo es una cuestión de gestión y de comunicación con los clientes que saben ya, que cualquier vaivén del mercado hay que aprovecharlo, y que siempre estoy vigilante para mantenerles informados y asesorados.

Si te he ayudado en algo te pido que reenvíes esto a un amigo para que también se beneficie.

 



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close